El adiós a David Antón

FacebookTwitterGoogle+LinkedInTumblrCompartir

El escenógrafo más prolífico que ha dado México murió recientemente, el 28 de enero, y dejó tras de sí un enorme legado para el teatro internacional.

David Antón diseñó más de ¡600 escenografías! y continuó trabajando hasta hace unos cuantos años, antes de su muerte. Recibió la medalla Bellas Artes y múltiples premios más.  

Mucha gente reconoce que era admirable su actitud ante el teatro, como trabajo colectivo, y su creatividad en infinidad de escenografías; el recorrió todos los géneros y múltiples maneras de hacer teatro. Un tiempo estuvo muy cercano al teatro universitario, donde navegó en diseños de escenografía e iluminación con el director Seki Sano en la obra “La mandrágora”, que estrenaron en 1956 en el Teatro el Caballito, y en Ana Karenina, y fue así que el expresionismo que manifestaba, enriquecía poco a poco  la escena mexicana.

Fue autor de la escenografía del “Despertar en primavera”, que Juan José Gurrola estrenó en enero de 1960, con el grupo de teatro de la Escuela Nacional de Arquitectura y con la que se inauguró el Teatro de la Ciudad Universitaria.

David también fue el autor  de diversas escenografías de autores mexicanos, que van desde Wilberto Cantón, el cual fue su mentor, hasta Luis G. Basurto, autor de Asesinato de una Conciencia dirigida por José Solé en 1969 y Cadena Perpetua, por él mismo. Fue responsable de la escenografía de Calaca en 1974, de Hugo Argüelles y de Álbum de María Engracia, de Emilio Carballido.

Antón hizo inmensas escenografías, intentando interpretar, desde el realismo, casas, calles, jardines, estaciones de trenes y palacios; haciendo uso de paneles y telones, construía grandes espacios, respondiendo a la estética del momento, y continuó con ese reto hasta sus últimas obras.

@Escena_Latina

Be the first to comment on "El adiós a David Antón"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*