El éxito de Hanna Barbera

FacebookTwitterGoogle+LinkedInTumblrCompartir

Joseph Barbera y William Hanna, apostaron por el mercado de la animación en los años 50´s, con un objetivo en la mente: abaratar los costos de la producción de dibujos animados.

La forma de producir dibujos animados a finales de la década de los años 50, consistía en el dibujo manual, cuadro por cuadro, un arduo trabajo en el cuál, el artista plasmaba sus diseños sobre celuloide y se tomaba una fotografía, este proceso se repetía cuadro por cuadro, lo que hacía que muchos estudios cerraran, por el alto costo que esto implicaba.

El estudio Hanna Barbera se destacó, porque el fondo de las escenas de acción era siempre el mismo, esto fue el secreto de los bajos costos de su producción.

Personajes sencillos, como Scooby-Doo, los Supersónicos, El Oso Yogi y los Picapiedra, fueron un éxito en la televisión de aquella época, y su gran aceptación por el público, les colocaría como los personajes más queridos, hasta los años 2000.

Durante el desarrollo de los personajes de Hanna Barbera, se implementaron nuevas técnicas de animación, como el modelado 3D y los personajes bidimensionales.

Con el éxito de sus programas, los estudios Barbera destinaban presupuestos de más de 400 mil dólares a la producción de los mismos, un dineral para su época, pero que, a mediados de los años 50´s, les redituaba mucho más de todo lo que se invertía, incluso antes de la internacionalización de los mismos.

En el 2006 murió Joseph Barbera, quien fue creador de los personajes más exitosos de su estudio: Tom y Jerry. Hanna falleció en el 2001, y curiosamente dijo que él nunca había sido un buen dibujante, pero su socio, podía captar todo el estado de ánimo y expresión en un sólo dibujo.

@Escena_Latina

Be the first to comment on "El éxito de Hanna Barbera"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*