El camino de un bailarín

FacebookTwitterGoogle+LinkedInTumblrCompartir

Películas como “Fama” nos han dado una pequeña probadita de lo que significa convertirse en famoso, cuán largo es el camino, y todas las dificultades que en él se pueden encontrar, sin embargo, al final podemos ver a muchos “realizar sus sueños”, o bien buscar otros.

Pasa que la realidad es un poco diferente, es mucho más difícil de lo que podemos ver en el cine, ya que no es solo una persona o unas cuantas, son miles las que sueñan con ser bailarines profesionales, haciendo de esta profesión un ámbito bastante difícil, pero no imposible, en el que se pueda crecer.

 

Si ustedes son de los que sueñan con convertirse en bailarines profesionales, hay muchos temas que deben tomar en cuenta, por ejemplo la edad, quienes inician desde pequeños tienen una técnica mucho mas desarrollada y una flexibilidad impactante, esto no quiere decir que un adulto no pueda hacerlo, el cuerpo puede hacer cosas inimaginables, pero sí va a costar un poco más de trabajo, sin embargo, con dedicación todo es posible.

Todas las profesiones requieren estudiarse para poder ejercerlas en el campo laboral, lo mismo sucede con el baile, se requiere de disciplina, estudio, practica y sobre todo motivación, para poder llegar a ser grande, créanos es cansado, pero Roma no se construyó en un día.

Puede que muchos profesionales no tengan como tal un titulo que los ampare, pero sí debieron tomar demasiadas clases en escuelas, incluso amateur, para conseguir lo que hoy tienen; es a lo que nos referíamos, la preparación es completamente necesaria.

En México tenemos bastantes escuelas, muchas con un registro oficial y otras más underground, pero en cada una se pueden aprender estilos diferentes; escuelas profesionales están:

  • Estudio Profesional de Danza Ema Pulido.
  • Las escuelas del INBA.
  • Escuela Nacional de Danza Nellie y Gloria Campobello.
  • Escuela Nacional de Danza Folklórica.
  • Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea.
  • Academia de la Danza Mexicana.
  • Escuela Superior de Música y Danza de Monterrey.
  • Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández.

 

Existen otras tantas, ya sea que quieran ballet clásico o danza contemporánea, opciones hay muchas, solo es cuestión de decisión, porque recuerden: el camino de un bailarín no es nada sencillo y se puede encontrar con problemas.

Una vez que se ha tenido la formación solida, hay varios aspectos que se deben tomar en cuenta y que se notan desde la formación, como son las audiciones y los ensayos, estos se volverán el pan de cada día, además, se debe tener la mente muy abierta, al casting asisten un numero significativo de aspirantes, pero siempre hay nuevas oportunidades.

Ser bailarín no es fácil, pues como dicen por ahí “la danza es muy celosa”, se le debe dedicar tiempo y esfuerzo y los resultados son parte de la dedicación, puede que a veces no se obtenga el puesto deseado o no se trabaje con la compañía anhelada, pero no significa que se deban detener. La vida como bailarín puede incluso llegar a ser corta, así que no hay espacio para miedos y dudas, y lo importante es seguir adelante.

Las películas solo nos muestran una probadita de la tarea y el difícil camino, pero nos enseñan que, si uno no se da por vencido, al final puede hacer sus sueños realidad y esa es la mayor recompensa.

@Escena_Latina

Be the first to comment on "El camino de un bailarín"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*