Iris, la pequeña gran Monet

FacebookTwitterGoogle+LinkedInTumblrCompartir

Estamos seguros que no creerás que estas obras están hechas por una pequeña de siete años, y es que, a primera vista, estos magnificas cuadros podrían adjudicarse a grandes de la pintura impresionista como: Monet o Renoir.

Iris Halmshaw, es una pequeña niña de Leicestershire, Reino Unido, que fue diagnosticada con trastorno del espectro autista, por lo que la forma en la que percibe el mundo y se comunica con los demás, es algo complicado, sin embargo, esta talentosa niña ha encontrado en el arte y la pintura, una forma única de expresarse.

Todo comenzó cuando Iris tenía tan solo dos años de edad, periodo en el esta pequeña pasaba por muchos problemas para jugar con otros niños, estar cerca de las personas y el contacto visual, eran prácticamente imposibles, por lo que sus padres decidieron buscar ayuda con diversos terapeutas, quienes la diagnosticaron oficialmente con autismo.

“Desde su primer cuadro, llenó el papel de color y no lo hizo de forma aleatoria… fue algo bien pensado y considerado” – Arabella Carter-Johnson (Madre).

Así fue que los padres de Iris decidieron embarcarse en la travesía de encontrar la terapia más adecuada para la pequeña, y fue entonces cuando encontraron la “terapia artística”, por lo que no quisieron perder más tiempo y comenzaron a llevar a Iris a dichas terapias, donde aprendió a una velocidad asombrosa, diversas técnicas de arte.

Después de que Iris conociera la pintura, pasó muchas horas trabajando en sus lienzos, de hecho cada sesión de la pequeña tenía una duración de dos horas, que implicaban una total concentración.

Actualmente Iris es una niña mucho más social y despierta, gracias a la pintura y a su inseparable gata Thula, quien es su acompañante principal, cuando realiza sus obras.

Asimismo, algo que ha llamado mucho la atención de su madre, es la experimentación que ha logrado Iris, pues le encanta crear sus propios colores, texturas, y experimentar con diversas herramientas como; pinceles, rodillos, esponjas y sellos. Además de que la mayoría de sus creaciones, se encuentran inspiradas en la naturaleza y los bellos paisajes ingleses.

La niña que fascinó al mundo

Pero el reconocimiento internacional no llegó solo, fue gracias a su madre, Arabella Carter-Johnson, quien es una fotógrafa profesional, y después de observar las maravillosas creaciones de su hija, decidió fotografiar los cuadros y subirlos a sus redes sociales; lo que Arabella no esperaba fue la abrumadora reacción de sus contactos.

Después de convencerse que el talento de la pequeña era algo especial, Arabella aceptó vender las obras. Hoy, casi cuatro años después, los cuadros de Iris han alcanzado una demanda impresionante, lo que ha elevado el precio de las obras; ganancias que son destinadas a un fondo de ahorro especial para la pequeña.

Sin embargo, en el portal que su madre creó, para facilitar la venta del arte, también existen a la venta, copias de los cuadros, tarjetas y hasta su propio libro, lo mejor es que las ganancias de estas ventas en particular, son utilizadas para pagar diversas terapias, que beneficien el desarrollo de Iris.

https://irisgracepainting.com/

@Escena_Latina

Be the first to comment on "Iris, la pequeña gran Monet"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*