Un pedazo de Japón en México

FacebookTwitterGoogle+LinkedInTumblrCompartir

La Ciudad de México es, sin duda, uno de los lugares más ricos, hablando culturalmente, no por nada es la segunda metrópoli del mundo, siempre hay algo nuevo que podemos encontrar, museos, exposiciones, presentaciones, conciertos, etcétera.

Pero tener pedazos de otros países, eso ya es otra cosa; esta vez nos gustaría animarlos a conocer  el parque “La Pagoda”, en Coyoacán, un fantástico rincón nipón que, sean o no amantes de la cultura japonesa, tienen que visitar. ¿Por qué? Su historia no solo marca para aquellos fanáticos, sino marca parte del país.

Este pequeño sitio se inauguró desde 1942, pero fue hasta la década de los ochenta que adquirió un aspecto japonés y su nombre oficial “Masayoshi Ohira”, no obstante, antes no tenía nombre y los vecinos lo bautizaron como “El Parque Pagoda” con el que es más conocido.

Inicialmente era un gran campo de golf, el cual fue construido tras culminar la “Revolución Mexicana” y se concibió para albergar residencias de los actores más celebres de la época de oro, al estar muy cerca de los estudios Churubusco.

Su emblema era que, en aquel entonces, tenía una pagoda, lugar que fungía como oficina para quienes buscaban informes de las residencias, y fue la primer característica japonesa que albergó este parque, lamentablemente, ésta se incendió en los setenta; sin embargo, gracias a esta construcción es que ganó su nombre.

Fue hasta 1980, con la visita del primer ministro japonés, que obtuvo su nombre oficial, como muestra de las relaciones entre México y Japón, ya que era la primera vez que un político de ese cargo venía a México.

El lugar se adornó para que fuera un rincón japonés, en medio de una de las colonias más bellas de la época, en la ciudad. Sin embargo, el parque pasó por una etapa de deterioro, al ser mal cuidado y poco mantenido. Pero el año pasado, se organizó la remodelación, así como la reapertura, evento en el cual estuvo presente el nieto del primer ministro japonés.

Este rincón ha pasado por un sinfín de historias, de hecho el mismo Cantinflas grabó una cinta en sus andadores; este lugar es digno de visitarse, no solo si aman la cultura japonesa; representa un pedazo de la historia de nuestro país, del cine y de la arquitectura.

No se pierdan la oportunidad de conocerlo, van a pasarla muy bien, es bellísimo y además es perfecto para pasar una tarde de pícnic.

La dirección es Corredores, Country Club, Coyoacán, CDMX y la entrada es completamente libre.

 @Escena_Latina

Be the first to comment on "Un pedazo de Japón en México"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*