Leyendas de amor mexicanas – Parte 2

FacebookTwitterGoogle+LinkedInTumblrCompartir

El pirata Mundaca y la Trigueña

Se dice que Fermín Antonio Mundaca y Merecheaga, navegó hasta Isla Mujeres para esconderse de un crimen; él era un explorador, mercenario y traficante de esclavos, y cuando se instaló en la isla, fue considerado un hombre egoísta y aislado, sin embargo, pese a esto, construyó una hacienda, la cual abarco casi la mitad de la isla, en esa época.

Durante ese tiempo conoció a “La Trigueña”, joven hija de yucatecos, de quien se enamoró perdidamente, pero no estaba destinada a ser para él, ya que a pesar de ofrecerle todas las riquezas, y haber construido su hacienda pensando en ella, no fue correspondido y la Trigueña se casó con otro joven.

Fermín falleció lleno de tristeza, la leyenda cuenta que su muerte fue de amor, y aún en estos tiempos, se conserva su tumba, que tiene en su epitafio la leyenda:

“Lo que tú eres yo fui, lo que yo soy, luego serás.”

Popocatépetl e Iztaccíhuatl

La leyenda cuenta, que un joven guerrero de nombre Popocatépetl pidió la mano de la hija del cacique de los Tlaxcaltecas, la princesa Iztaccíhuatl; al estar ambos enamorados, esta le fue concedida e iban a consumar su amor, cuando él regresara de la batalla.

Pero el joven tenía un enemigo, el cual aprovecho su ausencia y consumado por los celos, le mintió a la princesa diciéndole que Popocatépelt había muerto en batalla, ella, llena de dolor se ahogo en el sufrimiento y finalmente murió.

Cuando Popocatépelt regresó, se enteró de la triste noticia, y desolado decidió hacer algo para honrar su amor y mantener el recuerdo de la princesa en el pueblo, mandando construir una tumba y formando una enorme montaña; en ella el joven recostó a la princesa en la cima, le dio un beso y tomando una antorcha, se arrodilló frente a ella acompañándola en el sueño eterno, formándose con el tiempo, los dos grandes volcanes.

Se dice que cuando el volcán siente dolor y la recuerda, tiembla, enciende su antorcha y lanza fumarolas, construyendo así esta historia de amor.

San Valentín se festeja de diferentes maneras en el mundo, cada país tiene su historia, y la misma fecha cuenta con su propia leyenda, sin embargo, conocer las nuestras es necesario, y forma parte de nuestra cultura, esperamos que disfrutaran estas bellas leyendas, que, aunque algunas tristes, sin duda nos hacen valorar y ver el poder que tiene el amor.

@Escena_Latina

Be the first to comment on "Leyendas de amor mexicanas – Parte 2"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*