Leyendas de amor mexicanas – Parte 1

AppleMark
FacebookTwitterGoogle+LinkedInTumblrCompartir

Existen amores que trascienden en el tiempo, aun cuando pasen miles de años, forman parte de relatos que se siguen contando; quizá sea que, en estos días, nos hemos puesto un poco románticos, pero la temporada lo amerita, ¡o no!

¿Cuántos han escuchado cuentos de historias de romance, accidental o trágico?, estamos seguros que se saben al menos uno; esta vez queremos que conozcan otros, por ello hemos decidido compartirles algunas leyendas de amor, que son famosas en México, y que seguro harán latir su corazón.

Gonzalo Guerrero y Zazil Há

Si algo nos ha enseñado el amor, es que para él no existen fronteras, ni mares que limiten su trabajo, en la unión de dos personas.

Se dice que Gonzalo Guerrero era un naufrago español que llego a la Península de Yucatán, lugar donde los mayas lo capturaron y lo convirtieron en esclavo, pero que, a pesar de todo, supo integrase a la sociedad. Se enamoró de la hija de un rey maya y este, al ver sus habilidades como sirviente y guerrero, le otorgó su simpatía y a la princesa.

Cuando el rey maya murió, Guerrero tomó posición como rey, y muchos años después murió en las batallas contra los conquistadores españoles, por amor a su nueva patria.

Como dato, Gonzalo y Zazil Há, son considerados los primeros mexicanos, fruto del mestizaje.

Maquetch, la joya del amor eterno

Muy pocas personas conocen al “maquetch”; es un insecto que sólo se da en una zona de Yucatán y que, hasta la fecha, sirve como adorno para las mujeres yucatecas, pero este animalito es protagónico de su propia historia de amor.

Se dice que en el reino maya existía una princesa de nombre Cuzán, quien fue comprometida, por orden de su padre, con el príncipe de la ciudad de Nan Chan,  no obstante, ella no podía aceptar este compromiso, ya que se encontraba enamorada de un agricultor, Chapol, quien a pesar de saber que su amor era imposible, se encontraba con ella todos los días, a escondidas.

Cuando el rey se enteró, ordenó sacrificar a Chapol, sin embargo, el enorme sufrimiento de su hija lo detuvo y entonces busco consejo en los sacerdotes, los cuales aconsejaron y convirtieron a Chapol en un insecto, aspecto con el que fue entregado a la princesa.

Cuzán, sin importar el aspecto de su amado, le juro amor eterno y se casó con el príncipe como ordenaba su padre, aunque Chapol siempre la acompañaba; cuando el príncipe se entero de tal hecho, intento aplastarlo.  Entonces la princesa decidió  adornar su espalda con una cadena de oro y hermosos diamantes, para así traerlo seguro como adorno y siempre cerca de su corazón.

@Escena_Latina

Be the first to comment on "Leyendas de amor mexicanas – Parte 1"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*