El caso de Fumiko Negishi

FacebookTwitterGoogle+LinkedInTumblrCompartir

Ya en una ocasión hablamos acerca del plagio y lo indignante que resulta la existencia de este tipo de problemática, pero, de ahí a que alguien utilice a otra persona para logra beneficio propio, eso nuestros queridos lectores, ya es un asunto muy grave, es aún mayor problema, cuando esta persona resulta ser el más grande representante contemporáneo del pop art; se trata de Antonio de Felipe, mejor conocido como “el Warhol español”.

Para quienes no lo conocen, Felipe es un artista español y actual representante del pop art, quien lleva más de 20 años de carrera, y logró que este movimiento artístico se reimpusiera; a lo largo de su carrera ha colaborado con Pedro Almodóvar en la película “Carne Trémula”, diseñó cortinas para Telemadrid, creó una vajilla para la firma Santa Clara; por otra parte, colaboró con importantes publicaciones como ByN Dominical, y ha vendido más de 200 cuadros.

La demanda de la japonesa

Seguramente se preguntaran: ¿qué tiene que ver Antonio de Felipe con el título de esta publicación?, bien les explicamos, el año pasado se suscitó una demanda en la cual, una japonesa de nombre Fumiko Negishi, acusaba al artista de haber vendido más de 200 piezas, que en realidad, ella era quien las había creado.

Fumiko asegura que son alrededor de 221 cuadros, que Antonio firmó como si fueran suyos, y de tener razón, los cuadros que se vendieron a nombre de él, no serían más que una farsa, además comento que, a veces el sólo hacía el boceto, mientras que en otras ocasiones ni a eso llegaba.

La artista es graduada de la Universidad de Bellas Artes, de Tokio, y se dedicaba cinco horas diarias a trabajar en el taller de Antonio, el resto del tiempo, dice, era para sus creaciones propias, pero al igual que nosotros, se preguntarán, ¿por qué después de tantos años apenas habló? La bomba explotó debido a que ella fue despedida del taller, por medio de una carta en la que se hablaba de problemas económicos.

 “Me di cuenta que no me tenía respeto ni cariño y decidí contar las cosas.”

Obviamente, el artista no se ha quedado callado, y así como ella lo ha demandado, el ha salido en su defensa, mencionando que se siente traicionado y que lo que ella hacía en el taller, era lo mismo que hacen ayudantes de otros artistas, siendo “la obrera” (como la llamó) de su trabajo.

La verdad, toda esta situación nos parece bastante confusa y mientras sea real o no, la imagen del pintor más importante de España se está viendo empañada, mientras tanto, la artistas está decidida a pintar frente a todo el mundo, si es necesario, para mostrar que las obras son suyas; nosotros nos preguntamos: ¿qué hará en este caso Antonio de Felipe?

@Escena_Latina

Be the first to comment on "El caso de Fumiko Negishi"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*