Las obras de arte más extrañas – Parte 2

FacebookTwitterGoogle+LinkedInTumblrCompartir

Como les mencionamos antes, los artistas tienen una forma muy peculiar de ver la vida, por ende de plasmar sus ideas, suponemos que, por ello, el arte es subjetivo y lo que unos aprecian otros no lo van a hacer, sin embargo, tenemos que admitir que algunas obras son muy extravagantes, extrañas y escalofriantes; acompáñenos en esta segunda parte de las obras más extrañas, para que se den una mejor idea.

Las obras gigantes de Hoffman Florentijn

Los juguetes forman parte de la vida de la mayoría de los niños en desarrollo, son algo primordial para el crecimiento, ya que se dice por ahí, que un niño que no tuvo juguetes, no se desarrolló de manera correcta, pero de eso, a llevarlos al extremo, eso sí es un poco raro, bien, pues Hoffman supo cómo hacer de la niñez algo maravilloso; este artista se caracteriza por hacer obras enormes, en las que destaca un pato que hizo navegar, el cual tenía un bello mensaje de paz.

imagen-11

La escultura que está de cabeza, de Charles Robb

Aquí decidimos llamarlo “curioso”, porque esta obra tiene, digamos, la composición necesaria, pero con la diferencia que está de cabeza, así como lo leen, de por sí el artista es conocido por utilizar técnicas peculiares, traer una escultura de cabeza, hizo que llamara demasiado la atención; se trata de un monumento hecho sobre Charles La Trobe (primer vice-gobernador de la colonia de Victoria) y bueno, su creación provoco diferentes respuestas, hay quienes admiran su propuesta arriesgada, pero otros la consideran una ofensa a la memoria del personaje.

imagen-2

El vestido de carne, de Jana Sterbak 

Hasta aquí ya empezamos a dudar de la cordura de algunos artistas, o quizá esta artista pensaba que sería algo como, el último grito de la moda, la verdad es de las obras más raras que hemos visto. Se trata de un vestido de carne, sí, hablamos de manera literal, que se exhibió en una galería de Canadá y que causó mucha controversia; algunos afirman que es una clase de crítica hacia la vanidad, pero otros se indignaron al pensar que, un vestido de carne pudiera ser considerado arte, especialmente hablando del desperdicio; incluso los descontentos, empezaron a enviar restos de comida a la galería.

imagen-3

Definitivamente, aquí cabe el dicho de: “cada cabeza es un mundo”, porque de verdad no sabemos en qué pensaban los artistas mencionados, cuando crearon estas obras, pero lo que si, es que gracias a ellas se dieron a conocer, y muy bien, ahora quizá, como una memoria extraña, su nombre quedará plasmado en la historia del arte y por ello creemos necesario que los conocieran.

@Escena_Latina

Be the first to comment on "Las obras de arte más extrañas – Parte 2"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*