Las obras de arte más extrañas – Parte 1

FacebookTwitterGoogle+LinkedInTumblrCompartir

En el mundo existen artistas que han logrado pasar a la historia por sus increíbles creaciones, ya sea por las técnicas que inventaron, por la composición, o por la idea en general de la obra en cuestión, dependiendo del artista; es imposible no conocer La Gioconda, La Última Cena, El Grito, etcétera, cada una con detalles únicos que hicieron que el nombre de su creador quedara inmortalizado en el arte, sin embargo, existen obras que, sin duda, pueden llegar a ser realmente extrañas, incluso extravagantes, y muchas son capaces de dejar al espectador perturbado.

Por la misma razón, éstas pueden llegar, o no, a ser conocidas, no obstante creemos que deberían darle un vistazo y dar su propia opinión, recordemos que el arte es subjetivo y lo que para unos es raro, para otros es hermoso, por ello queremos que observen estas obras.

La escultura de Marc Quinn

Si de por sí, ya es perturbador ver en las películas, el momento de la decapitación de una persona, presenciarlo en el arte es escalofriante, pero parece que esta palabra no la conoce el artista Marc Quinn, quien creó una escultura que imita su propia cabeza, y no estando conforme, contiene sangre de él mismo, la cual es extraída en un periodo de cinco meses; lo más raro es que cada cinco años, decide crear nuevas esculturas de este tipo y las mantiene en unidades especiales de enfriamiento. Creo que no sabemos qué es peor o nos da más miedo.

imagen-1

El gato volador de Bart Jansen

Para muchas personas, la muerte de una mascota significa un momento trágico, lleno de dolor y que, al igual que la pérdida de un pariente, puede pasar un tiempo mientras se asimila; sin embargo, encontramos que hubo alguien que vio la muerte como una oportunidad, su nombre es Bart Jansen, y este artista tiene la peculiaridad de convertir a los animales fallecidos en drones u otros objetos, empezando con su gato, al que le coloco artefactos para que, por medio de un control remoto, lo hiciera volar.

imagen-2

Los restos fecales de Piero Manzoni

Sabemos que hay quienes hacen lo que sea por tener algo de sus artistas favoritas, personas que se emocionan hasta por la botella de agua que en algún momento toco sus labios, y ya es bastante extraño, pero de ahí, a tener materia fecal de alguien, eso ya cae en lo grotesco; sin embargo, el artista Piero Manzoni no lo vio de esta manera, y en 1961 produjo 90 latas en las que aseguró estaba su propia materia fecal, lo mas sorprendente es que éstas se vendieron por grandes cantidades, y fueron compradas aun sabiendo su contenido. Por supuesto, algunos especialistas consideran la obra una especie de sátira al consumo excesivo y desmedido de la sociedad.

imagen-3

@Escena_Latina

Be the first to comment on "Las obras de arte más extrañas – Parte 1"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*