Hablemos del “Teatro Fru Fru”

FacebookTwitterGoogle+LinkedInTumblrCompartir

Anteriormente les habíamos contado acerca de esos lugares a los que podemos asistir para disfrutar del teatro; entre nuestras menciones se encontraba el “Teatro Fru Fru”, mismo que al tener una historia bastante llamativa, por diversas circunstancias, se ha ganado un espacio para que podamos platicarles más de él.

imagen-1

Su historia vas más allá de su actual dueña “La Tigresa”, este edificio tiene más de 100 años de vida, se inauguró en 1900 bajo el nombre de “Virginia Fábregas”, y fue el primero en contar con alumbrado eléctrico, posteriormente se cambio su nombre a “Teatro Mexicano”, y por circunstancias del destino fue olvidado y quedo abandonado, hasta que Irma Serrano decidió adquirirlo, restaurarlo y renombrarlo como “Teatro Fru Fru”.

No obstante, lo que nos cuentan sus paredes va más allá de una simple historia, se dice que quienes lo visitan o actúan en el lugar, van a ser parte de varios eventos paranormales; este tipo de sucesos se dan en casi todos los teatros, ya sea por sus creencias, maldiciones o por la cantidad de energía y emociones que son dejadas por los espectadores, pero casi todos cuentan con este tipo de actividades.

Lo interesante de este teatro es que su misma fachada, ha creado este tipo de leyenda, al estar compuesta por cristales y estatuas que le dan un aspecto tenebroso.

imagen-2

Empezando por la entrada, es este sitio donde se cree que el mismo demonio es quien recibe a las personas, debido a una estatua del diablo que da la bienvenida al lugar, mismo al que los actores, por obligación, deben dejarle un dulce, si desean una función sin incidentes.

Por otra parte, está la aparición denominada “El Catrín”, muchas personas, desde actores, staff, hasta espectadores, aseguran haber visto lo que describen como un hombre de traje con sombrero de bombín y un bastón, muchos dicen que se encuentra en los palcos y las butacas principales, otra aparición es la de una persona que se pasea por la parte más alta del escenario, donde se cuelgan las luces y la tramoya.

Por otra parte, y por una extraña razón, las obras que se presentan siempre terminan en fracaso o salen inmediatamente de cartelera, se dice que, si se quieren presentar en este lugar, se debe pedir un favor especial al demonio, así la obra puede ser un éxito.

Sin duda, este edificio tiene mucho que contarnos, a lo largo de su historia y en sus décadas de vida, sus paredes han visto pasar muchas cosas, ha tenido mucha gente dentro; sin duda puede ser una increíble experiencia visitarlo, si no es por la obra, por su arquitectura que, aun cuando sea temible es bastante interesante, los invitamos a que no les dé miedo y visiten este lugar, después de todo, forma parte de las bellas fachadas del Centro Histórico.

@Escena_Latina

Be the first to comment on "Hablemos del “Teatro Fru Fru”"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*